Compartir

Fue en el año 1913 y hubo que cambiarle los neumáticos por ruedas de madera, ya que no había calles. Imperdible columna de Roli Perez Beveraggi.

Don Luis Honnorat un vecino de nombre, entre 1908 y 1909 recibió por vía fluvial un automóvil marca Peugeot de un solo cilindro, que había adquirido con el propósito de dedicarlo al transporte urbano. No obstante, su manejo resultaba complicado y ante la ausencia de un servicio mecánico fue depositado en un galpón.

Hasta entonces ningún automotor había circulado por la ciudad, pero pronto se presentarían las circunstancias propicias…

Fue Aldo Agazzani, italiano procedente de Módena, con conocimientos mecánicos, quien se impuso la tarea de ponerlo en funcionamiento y de efectuar luego algunas modificaciones para reemplazar los neumáticos por rodados de madera.

Fue el primero que condujo un auto por nuestras calles, llegando hasta el Salado, cuando no había caminos sino sólo picadas en la selva.

Era el año 1913. El comentario subió de punto cuando, con motivo de las fiestas españolas, Agazzani estableció un servicio de transporte de pasajeros hasta La Liguria, cobrando cincuenta centavos por viaje. La brecha para el automovilismo quedaba abierta.

Resulta oportuno recordar aquí la espectacular participación que le cupo en los carnavales de 1916 a aquel original automóvil que, conducido por Agazzani acompañado de los vecinos don Gaspar De Nicola y los hermanos Emilio y Nicolás Urtizberea, recorrió el corso triunfalmente entre los aplausos de la multitud, cubierto por una lluvia de flores, serpentinas y papel picado.

En el mismo sentido es inolvidable la excursión emprendida por aquel auto hasta Colonia Benítez, empleando dos horas en el trayecto… La velocidad máxima asignada al vehículo legendario no era superior a los diez kilómetros por hora…

ROLI PEREZ BEVERAGGI
(Extracto de su libro “Resistencianos, personajes de la ciudad”)

Comentarios

Suscribite al Canal