Connect with us
 
Widgets Magazine 


Psicología

Ciencia asegura que hombres con esposas controladoras y odiosas viven mucho más

Si la ciencia lo dice…

Los hombres ya no lo pensarán dos veces a la hora de embarcarse en una relación con una mujer problemática… ¿La razón? Un estudio de la Universidad de Michigan arrojó reveladores resultados que beneficia directamente al sexo opuesto.

Y es que tener a una esposa o pareja problemática y controladora hará que los hombres vivan muchos años más y tengan una mejor salud. El motivo es bien simple: al ser molestosas, cuidan de que sus maridos no tengan malos hábitos, como beber en exceso o comer mucha comida chatarra.

Según consignó Latam.Askmen, la investigación se realizó a 1.200 casados durante 5 años, lo que reveló que los hombres con esposas odiosas tenían beneficios tales como llevar una alimentación saludable, practicar algún deporte, lo que conlleva en que disminuyan las enfermedades cardíacas y la diabetes, por ejemplo.

El especialista encargado de dirigir la investigación, el doctor Hui Liu, sostuvo que “el estudio desafía la idea tradicional de que la relación matrimonial negativa es siempre perjudicial para la salud”. Añadiendo que “en algunas situaciones, molestar y mandar es sinónimo de cuidado de la persona”.

Así que ya lo sabes, lo que para un hombre puede resultar molesto, lo cierto es que al fin y al cabo somos una bendición… ¿O no? Fuente: mamasbellas.com

comentarios

Leer Mas
Anuncio

Psicología

No te merece quien solo te busca cuando te necesita

Por Raquel Aldana. Quien te busca solo cuando te necesita, no merece encontrarte. No merece ser llamado amigo, así como tampoco tu atención, quien por más tiempo que pase y más circunstancias que varíen, no cambia su actitud egoísta e interesada.

No quiere decir que sea una mala persona, sino que simplemente vuestra relación no es sana, no encaja. Esto no debe hacernos sentir mal, sino que debemos darnos cuenta de que es parte de la vida, pues unas veces se gana y otras, se aprende.

Los vínculos se forjan y fortalecen a partir de la reciprocidad, de la interacción y el intercambio. Porque en realidad quien está a nuestro lado (emocionalmente) en algún momento, es quien nos busca con gran interés cuando lo necesitamos y cuando nos necesita.

Cuando una relación consiste en dar y dar, finalmente acaba por fallar en sus principios y por hacer de un sentimiento positivo una sensación desventajosa.

La indiferencia es la mejor muestra de “no amor”
La indiferencia es la mejor muestra de “no amor”. Por eso no debemos tratar como prioridad a aquellas personas que nos tratan como una opción. Más que nada porque la prioridad en nuestra vida debemos mantenerla hacia nosotros mismos si queremos equilibrar la balanza.

Porque la no atención, la indiferencia y el egoísmo acaba mostrándose en el daño que nos hace estar frente al espejo, en que no comprendemos que merecemos amor y en cómo matamos el cariño que nos tenemos y el que tenemos hacia los demás.

“No te merece quien, con su indiferencia, te hace sentir invisible y ausente. Te merece quien, con su atención, te hace sentir importante y presente.

No te merece quien te ilusiona con lo que dice para luego desilusionarte con lo que hace. Sí que te merece aquel que dice menos, pero hace más.

No te merece quien solo te busca cuando te necesitas, sino quien siempre está a tu lado cuando sabe que lo necesitas. No te merece quien te hace estar triste y llora, sino quien te alegra y te hace sonreír”.

Cuando la esperanza es lo último que se pierde
A veces nos hace daño el hecho de que la esperanza sea lo último que se pierde, pues aguardamos con gran templanza que ocurra el “milagro inmediato” de que el egoísmo se torne en agradecimiento y en el interés por compartir apoyo y momentos.

Estos deseos tienen cierto grado de rigidez y, cuando optamos por apartarnos de ellos debido a que no nos aportan nada, entonces pensamos aquello de “y si me estoy equivocando”, “y si de verdad no es egoísmo”.

Sin embargo, con frecuencia lo único que hacemos es hipotecar nuestro bienestar y nuestras emociones a las voluntades ajenas. (¿Quién no se ha parado a pensar que en alguna ocasión se ha tapado los ojos ante las evidencias y no ha querido escuchar sus necesidades afectivas?).

Muchas veces arruinamos nuestro presente esperando cambios en nuestras relaciones, cambios que nunca llegarán si no hacemos nada por mejorar la situación o sino intentamos que en nuestros vínculos se equilibre la balanza.

Muchas veces la solución pasa por hablar tranquilamente con esas personas para que se percaten de la desigualdad en la que se convierten las relaciones. Sin embargo, otras más descaradas simplemente esconden un interés que ni siquiera intenta ocultarse.

En cualquier caso debemos buscar el equilibrio que resulte sano a ambas partes. Si este no llega, entonces deberíamos elegir ser nuestra prioridad, cuidarse y empezar a leer un guión en el que nosotros seamos protagonistas. Fuente lamenteesmaravillosa.com

comentarios

Leer Mas

Psicología

La ciencia lo dice: escuchar a personas que siempre se quejan te quita energía

Todos tenemos un amigo o amiga que se queja todo el día. El clima, la vida, el trabajo o la película que vio ayer, puede ser un motivo para que estas personas estén en profundo desacuerdo con todos e incluso con ellos mismos. Si bien hay personas que sólo lo hacen por cuestionar hay otras que se pasan vomitando palabras de negatividad y odio.

Pues bien, estar en contacto con una persona negativa por más de 30 minutos provoca que las neuronas del hipocampo cerebral se despeguen y es, precisamente esta parte del cerebro la que se necesita para resolver los problemas, por lo que comenzamos a pensar que todo se está volviendo un desastre.

Los siguientes consejos te pueden ayudar para que sepas qué debes hacer si a tienes a tu lado a una persona negativa:

1. Toma distancia
Lo primero que debes hacer es huir de esa persona. Sí, así tal cual. Es necesario que tomes distancia y mantengas a las personas negativas lo más lejos posible.¿El motivo?, estas personas tienen ese don de convertir un día normal en uno terrible. Además se están llevando toda la energía que podrías gastar haciendo planes o relajándote contemplando un hermoso paisaje.

2. Establece límites
Con calma, respeto y equilibrio es necesario poner límites a las personas que con algunas de sus afirmaciones siempre intentan hacer daño.

3. Exije una solución
Por cada mínimo problema, esta persona hará una tormenta en un vaso de agua. Por ello, lo mejor que puedes hacer es pedirle una solución al respecto. Decirles que deben arreglar ese problema para que así, en vez de estar quejándose todo el tiempo, busquen por sí mismos una forma de solucionar lo que tanto les aqueja.

4. Demuéstrale que el problema es suyo, no tuyo
Detrás de una persona negativa siempre encontrarás derrota y escaso valor por disfrutar de las cosas positivas de la vida. Cuando haga comentarios negativos comienza a sonreír y le comentas que, a veces, “solo las personas positivas consiguen cosas y aprecian la vida”.

5. Respira
Para que la energía negativa no llegue a tu cuerpo inhala profundo y exhala todo ese sentimiento tóxico. Con el oxígeno circulando por tu cuerpo comenzarás a producir endorfinas y por ende, felicidad.

6. Usa técnicas mentales
En el primer punto te recomendábamos que evitaras a la gente negativa, pero si en un momento te encontró distraída y no pudiste huir no queda más que usar técnicas mentales para bloquearlas y así salvar tus neuronas.

7. Observa tus pensamientos
Trata de observar tu comportamiento y lo que piensas a lo largo del día para mantenerte positiva. Al igual que la actitud negativa, la positiva también es pegajosa. Trata de acercarte a personas que tengan estas características y tómate el tiempo de observar las cosas buenas que te rodean: lee, escucha música alegre y en definitiva, como te he hemos dicho a lo largo de este artículo, toma distancia de las personas negativas.

No solo te amargan, también te quitan energía vital.

comentarios

Leer Mas
Anuncio  
Widgets Magazine 


Seguinos en Facebook

Lo Más Visto